Órganos de administración y dirección de empresas tales como directivos, consejo rector, presidentes y colaboradores… que puedan generar una situación de responsabilidad penal para la empresa.
 
Para evitar esta responsabilidad penal se hace necesario la implantación de un ¨plan preventivo penal¨ especifico para cada sector que contemplen los riesgos que pueden producirse entre los que destacan:
 
*Delitos de corrupción entre particulares
*Cohecho y tráfico de influencias
*Estafas y apropiaciones indebidas
*Delitos por administración desleal
*Delitos fiscales o societarios